75 años del Club de Planeadores Rafaela

El Club de Planeadores Rafaela surge del Círculo de Aeromodelismo y Planeadores “Alas de mi Patria”, fundado el 5 de noviembre de 1942, por Eugenio Ripamonti junto a un grupo de entusiastas amantes del aeromodelismo y el vuelo sin motor. Con 75 años de vida, y en permanente evolución y crecimiento, el club cuenta hoy con doce planeadores (tres biplazas y nueve monoplazas) y dos aviones de remolques.

El Club de Planeadores Rafaela surge del Círculo de Aeromodelismo y Planeadores “Alas de mi Patria”, fundado el 5 de noviembre de 1942, por Eugenio Ripamonti junto a un grupo de entusiastas amantes del aeromodelismo y el vuelo sin motor. Con 75 años de vida, y en permanente evolución y crecimiento, el club cuenta hoy con doce planeadores (tres biplazas y nueve monoplazas) y dos aviones de remolques.

Reconocido en el ámbito del Vuelo a Vela Nacional, Rafaela se destaca como una de las instituciones del vuelo sin motor más importantes del país. Esta valoración surge de la cantidad de pilotos que año a año se reciben en su Centro de Instrucción de Vuelo a Vela, por la calidad institucional y nivel de sus directivos, los campeonatos en los que participa y organiza, la importante actividad de vuelo deportivo y de competencia, su participación en la Federación Argentina de Vuelo a Vela (FAVAV), su relación con las otras instituciones del aeródromo local, el trabajo con la ANAC.

La tradicional cena de festejo, que reunirá a socios y allegados que han pasado y permanecen en el club, se realizará el sábado 11 de noviembre. Asimismo, se reconocerá a los destacados socios que forjaron la institución, como Oscar Kerz, Olegario “Pocho” Sara y José Carlos Goddio, y a Wilfrido Melchiorrie y Hugo Trucco que estarán presentes en la cena.

La ocasión de los 75 años suma también un relanzamiento de la nueva página web de la entidad de alas blancas (www.cprafaela.com.ar) más una publicación virtual y un audiovisual institucional que resume la historia y actualidad del club desde 1942 hasta la fecha. Justamente, esa producción menciona en su última página que “A sus 75 años el Club de Planeadores Rafaela es una entidad de puertas abiertas. Un Club que por su gente, sus instalaciones y su material de vuelo es cada vez más grande y más importante, con más actividades y propuestas para crecer en todos los órdenes. Un Club de alas blancas, con las mismas ganas de volar de siempre, desde 1942”.

 

 

75 años de alas blancas

La historia de la entidad describe que “Alas de mi Patria” fue la génesis del actual club, en un tiempo donde los planeadores escuela se construían en las carpinterías de los clubes, por ello la relación estrecha entre los aeromodelistas y los pilotos de planeador. El espíritu de competencia llevó a los rafaelinos a competir en numerosos concursos de aeromodelismo. Dentro de esas experiencias fuera de la provincia, en 1944, asistieron a un campeonato de aeromodelismo que se realizó en el Club de Planeadores Albatros, en la provincia de Buenos Aires, organizado por la Revista “Hobby”. En esa oportunidad la delegación tomó contacto directo con el vuelo de planeadores. Esa vivencia fue el disparador que apresuró en Rafaela las acciones para iniciar las prácticas de vuelo.

Entre las tramitaciones necesarias para lograr volar el planeador surgió la exigencia de la Dirección de Aeronáutica de cambiar el nombre de la institución de su primitiva denominación a la que permanece hasta nuestros días: Club de Planeadores Rafaela. Más allá de ese cambio de nombre ello no representó dejar de lado la práctica del aeromodelismo, actividad que continuó desarrollándose con gran intensidad.

Como todo inicio, fue mucho el trabajo que realizaron los pioneros. En especial al no contar con un espacio para realizar los vuelos, por lo que el objetivo fue lograr un campo propio, con el tamaño apropiado para establecer las pistas necesarias. Las gestiones finalmente dieron sus frutos, con cuando la Dirección de Aeronáutica Civil, por intermedio de la Dirección de Infraestructura, adquirió el actual predio donde se asienta el Club de Planeadores Rafaela y que terminó por beneficiar a toda la “Perla del Oeste” al establecerse como el Aeródromo de la ciudad. Un campo donde además conviven hoy el Aeroclub Rafaela, el Círculo Aeromodelista Rafaela y usuarios privados.

Entre 1944 y 1945 se logró construir el primer hangar, que todavía está en uso y se agrega a los otros tres que tiene el club. Oficialmente el 13 de octubre de 1953, luego de diez años de pasión y trabajo, se iniciaron los cursos de pilotaje. Ese primer grupo de alumnos tuvo como instructor al esperancino Guido Rizzi, padre de quien luego fue múltiple Campeón Nacional, Roberto Rizzi. Los primeros pilotos recibidos fueron Olegario Sara, Oscar Kerz, Carlos Milia y Marcial Briggilier.

Luego pasarían muchos años de trabajo y crecimiento que llegaron a su punto máximo con la organización del primer Campeonato Nacional de Vuelo a Vela en Rafaela en 1966. Después sobrevino para el club local un tiempo difícil en el que casi se produce el virtual cierre. No obstante, a inicios de los años ’70, surgió una nueva camada de pilotos y dirigentes, junto a antiguos socios, que comenzaron una reconstrucción del club que llega como legado hasta estos 75 años. Entre aquellos socios pujantes y comprometidos estaban “Coco” Stratinar, José Carlos Goddio, Hugo Trucco y el eterno Oscar Kerz.

Ese crecimiento se sostuvo en la premisa de mantener una institución de puertas abiertas, para sumar gente y acrecentar las posibilidades de volar a todas las personas, fueran de Rafaela o la región. También la participación e integración en el Vuelo a Vela Nacional, vía una representación en FAVAV, brindó la jerarquía de un club que desde una localidad del interior del país alcanza niveles de actividad y cantidad de máquinas equiparables a otras entidades ubicadas en cercanías de Buenos Aires, Rosario o Córdoba.

Incluso, desde el aspecto deportivo, el Club de Planeadores Rafaela se ha distinguido en la organización de Campeonatos Regionales, con notable participación de pilotos de todo el país, que encuentran en Rafaela no sólo buenas condiciones para el vuelo sin motor, sino además una organización excelente y una comunidad volovelística que invitar a venir y disfrutar, con seguridad y camaradería. Asimismo, en varias oportunidades, el club se ha integrado junto con las otras entidades del aeródromo en la organización de Festivales Aéreos, incluso con el apoyo de la ANAC, como fue la última edición del “Rafaela Vuela”.

 

El hoy para recordar el ayer y pensar el mañana

            75 años, para cualquier institución, representa un hito en su historia. Ese punto de inflexión para el Club de Planeadores no sólo propone un momento de recordación y festejo, sino además, un punto de partida para nuevos desafíos. Siempre con el legado de sus hacedores, la premisa de las “puertas abiertas”, de integrar y sumar, encuentra en los nuevos dirigentes y actuales socios el compromiso de proseguir con el trabajo denodado por el club. En este punto, ya se planifica la adquisición de un nuevo monoplaza de entrenamiento básico para los primeros pasos de los pilotos recién recibidos. Otro planeador PW5, que se sumará a los dos existentes en el próximo año. Como muestra de lo amplio del concepto que guía a la institución, en el tope de nivel de las máquinas que posee Rafaela se encuentra el planeador Ventus A. Este velero alemán es el único en poder de un club en todo el país, dado que similares máquinas están en manos de pilotos privados. Es decir, Rafaela cuenta con planeadores para los que se inician en el vuelo a vela y para quienes compiten en los más altos niveles. Asimismo, su Centro de Instrucción de Vuelo a Vela, con tres biplazas y dos aviones de remolques, garantiza la posibilidad de volar y formar nuevos pilotos. De estos tres biplazas uno es el mítico Blanik, en perfecto estado de vuelo y más antiguo del parque de máquinas, más un planeador Grob alemán de instrucción básica, y un biplaza Janus A, también de construcción germana, que permite el entrenamiento deportivo avanzado y hasta la competencia.

Como lo refiere la publicación virtual expuesta en la página web del club: “Por herencia de sus impulsores, por compromiso y legado de sus hacedores de los últimos 40 años, el CPR es una institución inserta en la comunidad rafaelina y en el mundo del Vuelo a Vela Nacional. Un club de puertas abiertas, que suma en conjunto, que crece en todos los órdenes: Escuela de Vuelo, Calidad Institucional, Deportivamente, Parque de Máquinas, Instalaciones, Equipamiento, Formación de sus Pilotos. Un conjunto de acciones enraizadas en lo cotidiano que se expresan en el trabajo colectivo donde cada socio se siente parte de la construcción de una realidad positiva e integradora”.

La actual Comisión Directiva está presidida por Daniel Mícoli, secundado por un nutrido grupo de colaboradores que comprende antiguos y nuevos pilotos, más todos los socios que se suman en la tarea de sostener un aerodeporte amateur, con vinculación permanente con la comunidad rafaelina.

El referido escrito de los “75 años del CPR”, concluye en sus últimas páginas: “Ese club abierto y participativo, integrador llega a sus 75 años con nuevos desafíos. Con más objetivos de progreso y de continuidad. De sostener el Vuelo a Vela al alcance de todos, de socializar un aerodeporte que si no fuera por el Club sería para unos pocos con alto poder adquisitivo. En Rafaela vuelan todos, todos los que quieren y aman volar, los que trabajan y suman para el club, los que participan. Y acaso, más que el destacado parque de máquinas, que las importantes instalaciones, ese legado de los hacedores de su historia es el valor distintivo del Club de Planeadores Rafaela”.

ver adjunto