Alumnos de escuelas rafaelinas volaron en el Club de Planeadores

El Club de Planeadores Rafaela desarrolló este fin de semana una iniciativa con el objetivo de reconocer a los alumnos secundarios de la ciudad con los mejores promedios, y al mismo tiempo, difundir en la comunidad el Vuelo a Vela.

 En tal sentido, cuatro alumnos se sumaron a la propuesta y concurrieron el domingo al aeródromo local, donde luego de una breve reunión prevuelo en la que los instructores del club explicaron lo básico de la actividad a realizar, se efectuaron los remolques con experimentados pilotos. Los participantes de esta novedosa iniciativa disfrutaron de los vuelos en silencio y además tomaron conocimiento de aspectos de aerodinámica, de meteorología, de las complejidades y oportunidades desafiantes que brinda el vuelo sin motor como aerodeporte.
Los premiados que asistieron fueron: Lucas Negreira (Escuela Técnica Guillermo Lehmann), Estela Romano (Bachillerato para Adultos UTN), Marina Baronetti (Colegio Misericordia), Maximiliano Romero (Escuela de la Plaza). También se hizo presente la titular del área municipal de turismo en apoyo a una propuesta del Club de Planeadores que continúa con sus estrategias de difusión y de vinculación institucional. Un dato a destacar radica en que uno de los alumnos tiene capacidades diferentes con problemas de movilidad, lo cual hizo todavía más motivadora la experiencia de vuelo en planeador para él. Vale decir que en otros lugares del mundo se cuenta con planeadores adaptados a limitaciones de movilidad en las piernas, debido a que se deben accionar los pedales que controlan el eje longitudinal de la máquina. Sin embargo, y pese a no contar en Rafaela –por el momento– con este tipo de adaptación en los biplazas del club, el vuelo pudo realizarse de igual manera y con una alta valoración por la experiencia vivida por parte de todos.
En cuanto al valor que institucional y humano que representó para la entidad de alas blancas desarrollar esta jornada, es dable rescatar las palabras de Martina Acosta, piloto de planeador y avión, que reflexionó al respecto: “Quizás nuestro club está tan acostumbrado a hacer cosas fuera de lo común que pasa de largo una jornada extraordinaria como creo fue la de ayer domingo. La idea de regalar vuelos a los mejores promedios de las escuelas ya es en sí misma una idea increíble. Pero además de eso, fue ejemplar la profesionalidad y la alegría con la que la idea se llevó adelante. Briefing en la oficina para comentar los principios del vuelo y luego en la pista lo mejor de todo, un grupo de gente dispuesta a empujar los planeadores, explicar cosas, ayudar con los paracaídas, cebar mate, hacer operaciones, conversar, hacer fotos, correr la soga, reírse. Y los homenajeados con sus familias, todos atentos, con el entusiasmo de descubrir ese mundo que para nosotros es tan natural. Solo escuché agradecimientos con ganas, verdaderos, saludos y felicidad de cómo fueron recibidos por el club. Así que creo que todos debemos haber vuelto a casa comentando no sólo un domingo soleado más, sino un domingo en el que el club demostró otra vez por qué es tan grande”.

ver adjunto